Mascota-terapias como ayuda para los niños victimas de Bullying

Para comentarios rápidos, noticias, actualidad...
Reglas del Foro
Estás en el foro CAJÓN DESASTRE. Si escribes un nuevo tema ahora vendrá a parar a este foro. Muchos mensajes vienen a este foro por sencillez.

No obstante, si tu mensaje es sobre algún tema específico de los contemplados en la lista de foros y quieres que el mensaje permanezca accesible, visible y ordenado, deberías ponerlo en el foro correspondiente. Para ello, vete ahora a la página principal y mira debajo de la lista de últimos mensajes. Allí está la lista de foros. ENTRA al foro en el que quieras poner tu mensaje y pulsa el botón NUEVO TEMA. Llegarás a una pantalla como esta, pero dirigida al foro en cuestión.

Recuerda: "Un mensaje mal colocado es un mensaje perdido" :roll: ¡Gracias por mantener el orden!

Mascota-terapias como ayuda para los niños victimas de Bullying

Mensaje sin leerpor MaestroMascotas » 04 Jul 2018, 20:06

Los animales, reales o imaginarios, ayudan a los niños a crecer

Acompañar el crecimiento de nuestros hijos con la presencia de un animal puede ser un valor añadido a la educación y al tipo de experiencias que queremos que nuestros hijos tengan. Un animal, de hecho, educa a la "diversidad", porque le muestra al niño que no sólo existimos como seres humanos, sino también como otros seres vivos que merecen respeto y que son capaces de ofrecernos mucho desde el punto de vista emocional.Imagen
Sin embargo, la elección de adoptar un cachorro (o un animal en general) no debe tomarse a la ligera: lo primero que hay que enseñar a un niño es, de hecho, la enorme responsabilidad que conlleva un animal. Un perro necesita cuidados y atención, requiere productos para perros que cubran sus necesidades específicas, lo mismo que un gato, y no debe ser considerado como un "juguete", sino que es apropiado compararlo con los compañeros de vida y aventuras, pero siempre en el respeto mutuo de su naturaleza específica.
Los niños que crecen con mascotas tienen sin duda una capacidad empática para leer y comprender las emociones y el comportamiento de los demás, precisamente porque están entrenados desde una edad temprana para observar a un ser vivo rico en necesidades físicas pero también psicológicas, como un animal, pero difícil de interpretar.

Los beneficios son, por lo tanto, psicológicos y educativos: interactuar con el animal pone en marcha el deseo de tratar a otro ser vivo para experimentar en una relación. A nivel educativo enseña a esperar los tiempos del otro y la virtud de la paciencia.
Además, hay beneficios físicos relacionados con la actividad motora que el niño puede hacer con su amigo de cuatro patas, así como sociales: un niño con su animal siempre atrae la atención y despierta simpatía inmediata.
Los niños a partir de los 2 años pueden sentirse atraídos por un animal debido a su diversidad física (orejas grandes, pelo suave, cola, movimientos extraños y divertidos...) pero al mismo tiempo todavía no entienden las necesidades y requerimientos específicos de los animales de cuatro patas. A partir de los 4-6 años, pueden ser más responsables y ser atraídos por la importante tarea de criar a sus mascotas. Seguramente un niño que vive con un animal desde una edad muy temprana tendrá mayores beneficios.

¿Qué mascotas son "las más adecuadas" para los niños?
Seguramente es el perro: por su historia evolutiva, con una larga historia de domesticación es el animal con el que más se puede comunicar.
Pero también otros animales pequeños como gatos, pájaros, etc. pueden ser compañeros importantes para el crecimiento, no sólo de los pequeños sino de toda la familia.

Lo importante es siempre consultar a un veterinario de confianza que aconsejará al animal que mejor se adapte a ese contexto familiar, teniendo en cuenta tanto el espacio como el tiempo a dedicar al compañero peludo.

Una elección consciente y quizás pospuesta en el tiempo al momento adecuado, es la mejor elección que conduce a una relación óptima.
Lo primero que hay que hacer es explicar todas las dificultades de tener un animal para fortalecer la voluntad de los padres.
El uso progresivo de la terapia con animales de compañía demuestra y confirma que la relación con los animales aporta beneficios al hombre...
Las terapias tradicionales, que son necesarias y de importancia primaria, a menudo tienen que lidiar con la falta de motivación o interés del paciente en progresar. El animal es a menudo una "palanca de motivación" importante para un niño: trabajar con el cachorro significa jugar con él. Es tarea del especialista utilizar esta motivación para un programa educativo y/o de rehabilitación detallado y riguroso.

¿Para quién es más adecuado? ¿Por qué es especialmente adecuado para los niños?
La terapia con mascotas, pensada como terapia específica, está indicada para todos aquellos que tienen problemas de comunicación, relación y socialización.
Para el autismo, los trastornos generalizados del desarrollo, los trastornos conductuales y psiquiátricos es una importante herramienta de rehabilitación.
También es una herramienta importante para los niños con enfermedades crónicas, monitoreando el aspecto de la salud y la fase de la enfermedad a nivel psicológico.
La mascota-terapia comienza a ser utilizada también en los enfoques educativos tradicionales, es decir, no sólo como una terapia real, sino en la prevención de problemas afectivos y relacionales. ¿Por qué?

El aspecto educativo de la relación niño-animal se puede ver con el objetivo de bienestar y una mejor calidad de vida.
En muchas escuelas de algunos países europeos y norteamericanos, desde hace años, existen protocolos reales de caminos educativos hacia la relación con el animal, para que los niños en su clase y después de la escuela puedan tener contacto directo con las 4 patas. Es una relación con un fuerte impacto emocional que estimula el bienestar del niño y permite sacar a la luz cualquier problema de adaptación y dificultades temporales del niño.
Además, a través de la relación interpersonal con el animal y con la ayuda de un terapeuta, el niño que ha tenido experiencias negativas, como una hospitalización prolongada, puede encontrar un clima de bienestar global a través de esta terapia. Poder cuidar de un animal reduce el estrés y transmite una sensación de calor y confianza. Además de utilizarse para mejorar la calidad de vida de los niños con discapacidades, la Terapia con Mascotas también se está utilizando en Italia para apoyar los enfoques educativos tradicionales. De hecho, la relación con el animal tiene la función de prevenir y tratar problemas psicológicos, emocionales y relacionales. Por esta razón, en algunos jardines de infancia se han introducido mascotas con carácter experimental. Los niños acogieron este tipo de iniciativas con gran entusiasmo. Definitivamente es una manera de ofrecer al niño nuevas emociones y nuevos estímulos táctiles que le ayudarán a crecer más tranquilamente. Esta relación particular con el animal, mediada por el educador, también ayuda al niño a no estructurar temores posteriores hacia las mascotas.
Este tratamiento en particular también se está considerando en los hospitales pediátricos y, al parecer, puede acortar los tiempos de recuperación.
La elección de mantener un animal puede tener muchas razones, no siempre válidas. Ya sea para evitar la soledad o por la moda como en el caso de los perros dálmatas después del estreno de la película "101 dalmatas” o “La noche de las narices frías″, olvidando el compromiso que estos pequeños amigos implican. Incluso cuando hacemos esto con un niño en mente, a menudo no evaluamos cuidadosamente los problemas de manejo que pueden surgir. Además del cuidado diario, también se debe tener cuidado, por ejemplo, de organizar al animal cuando tenga que estar fuera de casa durante un período más o menos largo. Sin embargo, si se piensa en el bien del niño vale la pena tener un animal, porque su presencia puede ser de gran ayuda para el desarrollo afectivo del niño. A través de la relación con el animal el niño es capaz de expresar mejores sentimientos que de otra manera no podría expresar tan directamente.
Mecanismos psicológicos

La relación entre el niño y el animal a menudo involucra algunos procesos mentales inconscientes que le ayudan en el proceso natural de crecimiento psicológico.
Por ejemplo, la proyección es un proceso inconsciente por el cual uno mueve su estado de ánimo, sus emociones, hacia el mundo exterior. De hecho, muy a menudo, a través de este mecanismo, la gente vierte sus ansiedades e insatisfacciones en los animales. Por esta razón, la relación con el animal ofrece al niño la posibilidad de una mayor estabilidad emocional. De hecho, para el niño, el perro o el gato se convierte en la proyección de sí mismo. Y, a través de este juego inconsciente conseguirá dominar más fácilmente las situaciones de ansiedad y miedo, que necesariamente surgen durante su crecimiento.
La identificación es también un proceso fundamental para el desarrollo psicológico del niño. Es un proceso psíquico en el que se introducen los sentimientos y valores de otra persona que imita el comportamiento.

Al identificarse con un cachorro, el cachorro puede ser capaz de expresar sentimientos que de otro modo no sería capaz de comprender para exteriorizarlos. En este sentido el perro o gato puede ser visto como el espejo donde el niño puede reconocer ciertas partes de sí mismo.
Beneficios psicológicos

Tener un animal para un amigo ayuda al niño a expresar la inmensa necesidad que tiene de dar y recibir amor.
Además, el cuidado de un animal permite desarrollar un fuerte sentido de la responsabilidad incluso en el niño más pequeño. Entre ellos nace una cierta complicidad, y aunque a veces el niño hace alguna pequeña maldad, el animal, por lo general, resulta ser muy tolerante, porque advierte que en el pequeño no hay intención de herirlo.
Vivir con un cachorro ayuda al niño a adaptarse a diferentes ritmos y necesidades. Por ejemplo, comienza a entender que hay diferentes maneras de manifestar y recibir afecto, como escuchar el ronroneo del gato o acariciar el abrigo del perro.
Vivir con un animal le permite al niño tratar naturalmente los principales problemas de la vida: el nacimiento, el apareamiento, el sufrimiento y la muerte, a menudo alejados del mundo adulto. En estas situaciones es importante que los padres se solidaricen con el dolor del niño, ayudándole a comprender que la muerte lo separó de él sólo materialmente, pero no en la memoria. Sólo entonces el bebé puede amar a un nuevo cachorro.
Hay situaciones familiares, como el nacimiento de un hermanito, en las que el niño se siente excluido; en este caso, poder cuidar de un gato o de un perro ayuda al niño a superar los celos por el recién nacido.

¿Cuándo puede comenzar la convivencia con el animal?
También un recién nacido, con las debidas precauciones, puede vivir cerca de un animal, sin correr ningún peligro, por el contrario, se acostumbrará gradualmente a vivir con él. Lo importante es que los padres observen el comportamiento de su perro o gato por primera vez, para comprobar que los celos hacia el bebé no se manifiesten con gestos demasiado agresivos. Por lo general, después de algunos días, si el animal no se siente descuidado, aceptará al niño y se contentará con observarlo a distancia.
No nos preocupemos si no tenemos mascotas en la casa. No es necesario, especialmente si no se cumplen las condiciones. Se pueden crear oportunidades para acercar a los niños a los animales de diversas maneras, desde una visita a una granja, a un viaje al campo, a una escuela de equitación, a un acuario. Lo importante es dar a sus hijos la oportunidad de vivir en contacto con el mundo animal en toda su variedad y riqueza.

En conclusión, ¿Es bueno para los niños estar con animales? Vendría intuitivamente a responder sí. Numerosas investigaciones, en particular las del francés Hubert Montagner, han puesto de relieve cómo el animal representa para el niño una especie de gimnasia mental, reconstituyente que permite almacenar toda una serie de modelos cognitivos para ser aplicados a la realidad circundante.
Las diferentes facetas en las que las relaciones entre los niños y las mascotas se desarrollan mantienen la mente y la salud física y emocional de los niños en perfectas condiciones, y, aunque no pueden evitarse las circunstancias negativas en la vida de nadie, estos compañeros pueden, definitivamente, ayudarlos a llevarlas de mejor manera.
MaestroMascotas
#1 Garfield
#1 Garfield
 
Mensajes: 1
Registrado: 04 Jul 2018, 06:50

Volver a CAJÓN DESASTRE

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 7 invitados